Todas las consecuencias del descubrimiento de América

El poeta Octavio Paz expuso que descubrir esta nación levantó una construcción histórica para la humanidad. De hecho, las consecuencias del descubrimiento de América suponen un antes y después en la historia, enormes pérdidas pero inmensas ganancias. Fíjate en los distintos resultados que se obtuvieron tras la conquista europea.

Dominio de los territorios americanos

Luego del descubrimiento y conquista de América se transformaron las zonas occidentales y el enfoque principal español cambió en 1492. De hecho, a partir de la fecha del descubrimiento de América el territorio experimentó la exploración total por parte de Europa.

Posteriormente, esto desencadenó la más grande colonización llena de sangrientas guerras disolutas. El objetivo de estas conquistas era claro, mermar la población americana original, destruir los imperios locales, como los aztecas, mayas e incas y alterar el rumbo de América.

Difusión de las colonias europeas

Una de las consecuencias del descubrimiento de América fue la difusión colonial a manos de los europeos. En un principio, los reinos que reclamaron mayores territorios americanos fueron Portugal y España. Incluso, este último instauró una descomunal colonia hispanoamericana distribuida en tres enormes virreinatos.

Más adelante, la historia de América señala al Imperio británico como el fundador de las tierras norteamericanas. Más tarde, la información sobre el descubrimiento de América menciona a distintos imperios coloniales como Francia, Alemania, Suecia y Holanda que se establecieron con pequeñas porciones en los nuevos territorios.

Nuevas riquezas para el reinado español

Nuevas riquezas para el reinado español

Entre las consecuencias del descubrimiento de América se encuentra el refinanciamiento de la monarquía española. Se adquirieron repentinas riquezas gracias a los abundantes materiales extraídos de los territorios americanos, tales como toneladas de plata, oro y otros metales preciosos. También, debido al dominio comercial en sus distintas colonias se dieron el lujo de comprometerse en guerras contra adversarios y enemigos.

Inicio de la esclavitud africana

Otra de las causas y consecuencias del descubrimiento de América fue la llegada de muchos africanos esclavizados. Luego de la conquista, los europeos observaron que necesitaban abundante mano de obra, así que, para cumplir sus tareas se apoderaron de personas del continente africano.

De esta manera, se formó una retroalimentación cultural entre las diferentes naciones americanas, africanas y europeas. Todas las etnias, razas e idiomas se entrelazaron hasta formar únicas costumbres, tradiciones, mezclas raciales y otros progresos sociales.

Intercambios en la agricultura y gastronomía

Intercambios en la agricultura y gastronomía1

Las consecuencias del descubrimiento de América ofrecieron un panorama distinto en los hábitos alimenticios. De hecho, fue una revolución a nivel mundial la incorporación de múltiples alimentos entre la gastronomía oriental y occidental.

Después del descubrimiento de América, consecuencias positivas surgieron en ambos lados. Por ejemplo, América aportó la agricultura de papa, batata, calabaza, vainilla, maíz, cacao, maní, aguacate, ajíes y tabaco. Por otra parte, las tierras americanas recibieron comestibles europeos, como trigo, cebada, avena, centeno y caña de azúcar.

Ingreso de faunas exóticas

Una de las consecuencias del descubrimiento de América, con resultados positivos para el ecosistema, fue integrar cantidades de exóticas especies animales al continente americano. Muchos de estos animales nunca antes vistos eran burros, caballos, conejos, ganado vacuno, ovejas, cerdos y gallinas.

Creación de la cultura latinoamericana

A partir del descubrimiento de América comenzó un proceso cultural sin precedentes. Como resultado, surgieron diferentes naciones latinoamericanas con sus particulares y originales herencias preconcebidas de tradiciones africanas, precolombinas y europeas.

En resumen, las consecuencias del descubrimiento de América mostraron resultados positivos y negativos en ámbitos económicos, políticos, sociales y culturales de gran importancia. Tanto el mundo oriental, como el occidental sufrieron importantes cambios y transformaciones. Por eso, a partir de estos cambios comenzó la nueva era moderna renacentista.